“Cuando un hombre está cansado de Londres, está cansado de la vida”. Esta cita del ilustre escritor del s. XVIII, Samuel Johnson, puede parecer una hipérbole. Sin embargo, para los más de ocho millones de personas que la llaman hogar (sin mencionar los millones que la eligen como su destino de vacaciones cada año), Londres tiene una fuerza vital, que abarca miles de años de cultura, historia y arquitectura. Tanto si ya ha visitado muchas veces la ciudad conocida como la Niebla o si está planeando su viaje inaugural, a continuación le presentamos nuestra lista de los 10 mejores lugares que se deben visitar en Londres: clásicos, modernos, multiculturales y todo lo que esté en un punto intermedio.

1. Ojo de Londres (London Eye )

Imagen del Ojo de Londres
El Ojo de Londres proporciona unas vistas espectaculares de la ciudad.

Abierto al público desde marzo del 2000, el Ojo de Londres, también conocido como la Noria Milenaria, es la atracción turística de pago más frecuentada de Reino Unido. Y no es de extrañar; con vistas de 360 grados desde cada una de las 32 cápsulas, el Ojo de Londres proporciona lo que se puede considerar como la mejor panorámica de Londres. A diferencia de la mayoría de las estructuras de las norias gigantes, todas las cápsulas de cristal están unidas a la estructura de metal; en otras palabras, no notará la sensación de balanceo asociada a la mayoría de las norias de observación. Además, cada rotación dura unos 30 minutos, por lo que tendrá tiempo suficiente para contemplar (y fotografiar) el paisaje, el cual se alarga hasta 40 kilómetros más allá.

El Ojo de Londres es una atracción turística bastante popular, especialmente para los turistas, por lo que esté preparado porque habrá largas colas. Cada cápsula (en la que caben aproximadamente dos docenas de personas) tiene aire acondicionado, calefacción y bancos para sentarse. Aunque el Ojo de Londres mantiene su ritmo lento para que los pasajeros se suban y se bajen, se para cuando hay visitantes mayores o discapacitados. En general, a partir de julio de 2014 los tickets cuestan 20,95 £ para adultos, 15 £ para niños entre 4 y 15 años y 17,50 £ para personas de la tercera edad (hay descuentos disponibles si reserva sus tickets online). Le recomendamos que gaste un dinero extra para vivir la experiencia de día y de noche, lo cual le permitirá contemplar el corazón de la ciudad al mediodía y por la noche. El Ojo de Londres abre de 10 h a 20:30 h aproximadamente durante todo el año (se aplican las horas extendidas del verano), y cierra el Día de Navidad y una semana en enero. Situado en la orilla sur del río Támesis, se puede acceder a la atracción turística mediante el autobús, el barco o el metro. Coja los metros de las líneas Bakerloo, Jubilee o Northern hasta la estación Waterloo para que la noria le quede a poca distancia andando. ¿Está interesado en observar las vistas desde el Ojo de Londres antes de ir? ¡Eche un vistazo al Ojo de Londres!

2. Abadía de Westminster

Imagen de la Abadía de Westminster
La Abadía de Westminster es el lugar de coronaciones, matrimonios y entierros que se ha expandido durante cientos de años.

Siglos de la historia de Inglaterra descansan entre las paredes góticas de la mundialmente famosa Abadía de Westminster. La asombrosa catedral es el lugar en el que la mayoría de monarcas británicos han ascendido al trono (incluida la Reina Isabel II) y han sido depositados para su eterno descanso. Dentro de los techos abovedados, encontrará las tumbas de Isabel I de Inglaterra, María I de Inglaterra, Isaac newton y Henry Purcell, entre otros. La abadía también ha sido el lugar de celebración de multitud de bodas reales; la más reciente ha sido la ceremonia nupcial de 2011 del Príncipe Guillermo y Catalina Middleton. No se pierda el Rincón de los Poetas, una zona de la iglesia que hace honor al legado del arte y la literatura británica. Escritores de la talla de Lord Alfred Tennyson y Charles Dickens están enterrados aquí; aunque también hay monumentos conmemorativos (no sepulcros) de grandes personalidades como Jane Austen, las hermanas Bronte, John Keats, T.S. Eliot y William Shakespeare. Nuestra guía de la Abadía tiene información extra para su visita.

La Abadía de Westminster sigue estando en funcionamiento; se realizan servicios anglicanos a diario y todo el mundo está invitado a participar, cualquiera que sea su fe. La iglesia está abierta a las visitas turísticas de lunes a sábados, de 09:30 a 18 h, mientras que los domingos y los días festivos sagrados solo abre para los servicios religiosos. A partir de julio de 2014, las tarifas de entrada son: 18 £ para adultos, 15 £ para estudiantes con carné y personas de la tercera edad, 8 £ para niños entre 11 y 18 años y gratis para niños menores de 11 años. Ya que se trata de un lugar de culto, por favor vista de forma respetable. La opción de transporte más cercana a la Abadía es coger las líneas de metro Jubilee, District o Circle hasta la estación de Westminster (distrito City of Westminster). Antes de que se vaya, ¿por qué no explora el distrito City of Westminster?

3. Palacio de Westminster (torre del Big Ben)

Imagen del Palacio de West Minster y el Big Ben
Un escenario de postal: el Palacio de Westminster y el Big Ben son paisajes emblemáticos de Londres.

Indiscutiblemente, el Palacio de Westminster y la Torre del Big Ben son los paisajes más reconocibles de toda Inglaterra, pero podrían haber tenido un destino muy diferente. En 1834, un incendio destruyó casi todos los edificios del Parlamento y los esfuerzos de reconstrucción comenzaron unos años después. La arquitectura de estilo gótico que se encuentra actualmente a lo largo del Támesis es un testamento de la Era Victoriana de la que fue originaria. El Palacio de Westminster sigue albergando el Parlamento, donde los políticos se reúnen para crear la legislación del Reino Unido y de los territorios británicos de ultramar. Big Ben, entretanto, no es el nombre para el gran reloj o su correspondiente torreón (que sería la Torre Elizabeth) sino para la Gran Campana de la torre.

Hay disponibles algunas visitas selectas para las Casas del Parlamento, tanto con audio guía como con un guía experto. Debido a las medidas de seguridad de este edificio, reserve sus tickets por adelantado. Los sábados son normalmente los días en los que se suelen autorizar las visitas turísticas, pero también se puede visitar algunos días de diario. Los precios con audio guías son: 17,50 £ para adultos, 15 £ para personas de la tercera edad, estudiantes y soldados británicos y gratis para los niños entre 5 y 15 años acompañados por un adulto (que tendrá que pagar 7 £ por cada niño adicional). A partir de julio de 2014, los precios serán de aproximadamente 5 £ más para las visitas guiadas, y solo los niños menores de 5 años entrarán gratis con esta opción. Situado sobre el río Támesis, en el distrito City of Westminster, se puede acceder al Palacio por la estación de Westminster (líneas Jubilee, Circle o District) o en autobús. Desafortunadamente, solo los residentes del Reino Unido pueden visitar el Big Ben y la Torre Elizabeth, pero no se preocupe, el puente de Westminster en un gran lugar desde el que tomar fotos, con los iconos de Londres justo en el fondo. Nuestro vídeo tour del barrio City of Westminster le proporcionará muchas ideas sobre cómo pasar la tarde en este distrito.

4. Palacio de Buckingham

George III lo compró en 1761 como una residencia familiar para su esposa, la Reina Charlotte, y ahora, el Palacio de Buckingham funciona como la sede del gobierno y como la residencia oficial en Londres de la monarquía inglesa. Más allá de su impresionante fachada, se ubican más de 750 habitaciones, muchas de las cuales se utilizan como salas de recepción. Buckingham también es el lugar donde se produce el Cambio de Guardia más popular de cualquier residencia real; la puesta en escena empieza sobre las 11:30 y dura hasta las 12:15 (visite el sitio web oficial de la monarquía inglesa para obtener los horarios del mes).

Con sus puertas embellecidas en oro y los jardines que lo acompañan, el Palacio de Buckingham es perfecto para realizar unas obras fotográficas majestuosas. Y mejor todavía, si va a visitar Londres durante los meses de agosto y septiembre, podrá ver el interior del Palacio de Buckingham por usted mismo. El estado abre sus puertas al público mientras la Reina y su familia disfrutan de sus vacaciones de verano. Dentro, encontrará una galería de arte, mobiliario de lujo y ornamentados carruajes tirados por caballos, por nombrar solo algunos elementos destacados. El paquete de entrada del Royal Day Out (Día de Excursión Real) incluye admisión a los Salones de Estado, la Galería de la Reina y las Caballerías Reales. A partir de julio de 2014, tendrá un coste de 34,50 £ para adultos, 31,50 £ para personas de la tercera edad y estudiantes con carné, 19,50 £ para niños entre 5 y 17 años y gratis para los menores de 5 años. Otros lotes de entradas incluyen visitas a los Salones de Estado y a los Jardines, o solo a los Salones de Estado; los precios varían, pero son menos costosos que el paquete del Royal Day Out. Anidado en el distrito City of Westminster, el Palacio de Buckingham se encuentra a poca distancia andando de varias estaciones de metro. Las más cercanas son Hyde Park Corner (con servicio de la línea Piccadilly) y Green Park (con servicio de las líneas Piccadilly, Victoria y Jubilee). Nuestros apartamentos amueblados de Londres quizá no sean tan lujosos como el Palacio de Buckingham, pero desde luego merece la pena echarles un vistazo.

5. Hyde Park

Imagen de Hyde Park
Un oasis en el corazón de Londres: Hyde Park es el antídoto perfecto para cualquier persona que busque tomarse un respiro de las prisas y el bullicio.

Hyde Park es uno de los ocho parques reales de Londres y supone un lugar de retiro reconfortante respecto al bullicioso paisaje urbano. Tanto los locales como los turistas adoran este parque de 141,64 hectáreas, establecido en 1536, debido a su exuberante vegetación y a sus aspectos recreativos, incluidos deportes acuáticos y paseos a caballo. En las espaciosas praderas encontrará pistas de tenis; eventos musicales (como el Proms de la BBC y las series de conciertos del Barclaycard Summer), cafeterías y restaurantes; un monumento conmemorativo en honor a las víctimas del bombardeo del 7 de julio; una fuente conmemorativa que homenajea la vida y obra de la Princesa Diana; y un Rincón del Orador renovado. Este último atractivo es un espacio de siglos de antigüedad destinado a discursos en público y debates. Se dice que escritores como Karl Marx y George Orwell hablaron allí. Actualmente, el simbolismo de libertad de expresión de este Rincón está muy presente. Dé un paseo por allí un domingo por la mañana y probablemente descubrirá a algún individuo transmitiendo su punto de vista a la gente; mientras no vayan en contra de la ley, la policía no les puede detener.

Hyde Park está abierto todo el año, desde las 5 de la mañana hasta medianoche, sin tener que pagar entrada. A esta céntrica ubicación se puede acceder fácilmente mediante el autobús desde cualquier parte de Londres y mediante cuatro estaciones de metro: Knightsbridge (Piccadilly), Hyde Park Corner (Piccadilly), Marble Arch (Central) y Lancaster Gate (Central). Explore más detenidamente el distrito de Kensington y Chelsea con nuestro vídeo tour.

6. Tower Bridge

Imagen del Tower Bridge
¡No es el Puente de Londres cayéndose! El Tower Bridge cruza el Támesis y es otra atracción turística famosa de la ciudad.

A menudo confundido con la famosa canción infantil del Puente de Londres, el Tower Bridge es indiscutiblemente el puente más fotogénico de toda la ciudad; está obligado a encontrarlo adornando más de una postal. Después de ocho años de construcción, se abrió el paso en 1894 para combatir el tráfico en el distrito de East End, que se había extendido rápidamente. Se trata de un puente tanto levadizo como colgante. Cerró las pasarelas peatonales del nivel superior en 1910 (por culpa de la falta de uso) pero las volvió a abrir en 1982. Actualmente, verá a muchos peatones recorriendo la travesía del Támesis por el Tower Bridge, tanto por las aceras como por las pasarelas.

El Tower Bridge se puede vivir de dos maneras: La primera es con la visita a la Exhibición oficial, que deleita a los invitados con galerías, un recorrido por las Salas de Máquinas Victorianas y, por supuesto, un paseo a lo largo de las pasarelas, que se encuentran a 42 metros por encima del Támesis. A partir de julio de 2014, los adultos pagan 9 £, los niños entre 5 y 15 años, 3,90 £, las personas de la tercera edad y los estudiantes pagan 6,30 £ y es gratuito para niños menores de 5 años y discapacitados. La segunda manera es gratuita. Consiste en pasear por las aceras peatonales del puente o cruzarlo montado en un autobús de dos pisos para contemplar la ciudad desde la perspectiva del río. (Como se trata de un puente levadizo en funcionamiento, compruebe el sitio web del Tower Bridge para ver un calendario con los horarios de elevación). El Tower Bridge está cerca de la estación de metro Tower Hill (líneas Circle y District).

7. Museos

No hay mejor forma de homenajear el arte y la cultura humana milenaria que visitando tres de los principales museos de Londres, ¡y gratis! La Galería Nacional en Trafalgar Square alberga pinturas desde los años 1300 hasta 1900 de artistas tan admirados como Vermeer, Van Gogh, Monet, Seurat y Cézanne. El Tate Modern es la principal galería de arte moderno de Inglaterra y el museo de arte moderno más frecuentado del mundo (lo cual no debería sorprender, ya que presume de una colección de artistas como Picasso, Klee y Kirchner). También son comunes las exposiciones temporales en el Tate. La principal atracción turística en el Museo Británico (una galería dedicada a la antropología) es la Piedra Roseta, una losa que ayudó a los científicos a traducir el lenguaje del Antiguo Egipto. Es sin duda una cosa histórica espectacular, pero no deje que eso le impida visitar las salas de artefactos griegos, romanos, asiáticos, africanos y latinoamericanos que la rodean.

Para ir al Museo Británico, coja las líneas de metro Central o Northern hasta la parada Tottenham Court Road. La estación de metro Southwark, con servicio de la línea Jubilee, le llevará al Tate Modern (una vez que esté allí, visite el Shakespeare’s Globe , que se encuentra justo al lado); y si quiere llegar a la Galería Nacional, coja las líneas de metro Bakerloo o Northern hasta la estación Charing Cross. ¿Lo mejor de todo? Aparte de las exposiciones especiales, ¡todos estos museos son gratuitos! Eche un vistazo a otros de nuestros consejos para ahorrar dinero (acompañado de la familia) en Londres.

8. Trafalgar Square

Imagen de Trafalgar Square
Un monumento de la guerra se ha convertido en el espacio al aire libre más popular de Londres: Trafalgar Square.

Trafalgar Square es la atracción principal en el distrito City of Westminster y se trata del espacio abierto urbano en Londres más apreciado. Aunque su vecina Piccadilly Circus, que se encuentra al noroeste subiendo la calle, es más llamativa, Trafalgar es mucho más majestuosa. Y por una buena razón: su homónimo es una batalla victoriosa de la marina británica en las Guerras Napoleónicas. La Columna de Nelson es el centro de atención de la zona por su altura vertical; y a los niños les gustarán especialmente los leones de bronce que hay en su base. A la majestuosa atmósfera se han añadido fuentes y escaleras de piedra, mientras que la Galería Nacional contempla esta plaza desde arriba.

Caminar por Trafalgar es gratis, naturalmente, y el tráfico adyacente que la rodea significa que allí es fácil coger el transporte público. Si prefiere usar el metro, coja las líneas Bakerloo o Northern hasta la estación de Charing Cross. Quizá se tropiece con algún mitin político o celebración especial durante sus viajes. Eche un vistazo a los vecinos de Trafalgar en el distrito de West End de Londres.

9. Catedral de Saint Paul

Tanto si la conoce como el lugar en el que el Príncipe Carlos se casó con Lady Diana Spencer en 1981 o como la obra magna del arquitecto Christopher Wren, la Catedral de Saint Paul es una maravilla que hay que contemplar. Situada en el punto más alto de la City of London (el distrito, no la ciudad entera), Saint Paul es una auténtica superviviente (la catedral de la que es testigo actualmente es al menos la cuarta encarnación de la cúspide, reconstruida después del devastador Gran Incendio de Londres). A lo largo de la historia, Saint Paul ha permanecido como un edificio icónico y ha albergado los funerales de figuras igualmente emblemáticas, como Winston Churchill y Margaret Thatcher. En el interior, descubrirá una biblioteca de tomos y una colección de artefactos relacionados con la basílica; una cripta que contiene los restos de Lord Nelson, Lord Wellington y Christopher Wren; y capillas para el rezo. Lo más destacado de Saint Paul es la altísima cúpula; si tiene el aguante para subir las 528 escaleras hasta la Galería de Oro, será obsequiado con una de las mejores vistas de Londres. Si divide ese número por la mitad, llegará a la Galería de los Susurros, la favorita de los admiradores. Lleve a un compañero, quédese enfrente de él, en la parte opuesta de la cúpula, y susurre algo contra la pared. Gracias a una peculiaridad de la arquitectura, su amigo será capaz de oírle desde el lado opuesto.

Saint Paul, como la Abadía de Westminster, es una catedral en funcionamiento, por lo que siéntase libre de participar en un servicio anglicano. Independientemente de las razones que tenga para visitarla, vístase de forma apropiada. Los horarios de visita son de 8:30 a 16 h, de lunes a sábados. A partir de julio de 2014, los precios son: 16,50 £ para adultos, 14,50 £ para personas de la tercera edad y estudiantes y 7,50 £ para niños entre 6 y 17 años. A dos minutos de distancia de la catedral, se encuentra la estación de metro St Paul (un nombre muy acertado), con servicio de la línea Central. También hay varios autobuses que paran justo en frente de la catedral de Saint Paul.

10. Torre de Londres

Imagen de la Torre de Londres
La Torre de Londres es el lugar de una historia espantosa de siglos de antigüedad.

La Torre de Londres, la estructura más notoria situada sobre el Támesis, es un castillo cuya reputación le precede. La Torre data del s. XI, por lo que ha experimentado muchas vidas: la Casa de la Moneda Real, una armería, un observatorio… Sin embargo, ninguna ha tenido tanto atractivo como la más “infame” encarnación de la Torre: una prisión. Más allá de las piedras de la fortaleza, se encuentra la decapitación de Ana Bolena, los torreones donde se encerraron a los prisioneros y un santuario para cuervos. Le recomendamos que haga una visita con los alabarderos que residen allí para comprender la envergadura de la historia (y por su humor maliciosamente macabro). Las Joyas de la Corona también son un imán considerable para los visitantes, las cuales se exhiben en uno de los edificios principales de la Torre. Los macabros de su grupo no se pueden perder los instrumentos de tortura. Consejo privilegiado: Evite la Torre Sangrienta y visite en su lugar la Torre Wakefield, está menos abarrotada y las tallas de los prisioneros transmiten más cosas sobre el trágico pasado de la Torre.

A partir de julio de 2014, la Torre de Londres cobra 22 £ a los adultos, 18,70 £ a los estudiantes, personas de la tercera edad y discapacitados y 11 £ a los niños entre 5 y 15 años. Anidada sobre el río Támesis, la Torre se encuentra al lado del Tower Bridge y se puede acceder a ella mediante la estación de metro Tower Hill (con servicio de las líneas Circle y District). La Torre de Londres tiene muchas cosas que visitar, así que ¿por qué no alarga su viaje con uno de nuestros apartamentos de vacaciones londinenses?

Lectores, ¿cuáles son sus lugares favoritos de Londres?